12ème arrondissement

Durante los primeros meses del año en el que viví en París, me hospedó mi amigo, Pascal, a quien conocí a través de Couchsurfing. Ésta es una plataforma para hospedar y ser hospedado en distintas partes del mundo y para conocer gente. Es como Airbnb, pero gratuito.

“Bajate en la estación Reuilly-Diderot y caminá hasta rue de Charenton” me dijo, y así lo hice.

Caminé por rue de Chaligny hasta toparme con esta fuente en su intersección con rue de Charenton.

20161203_150710

20161203_150703

Así fue como comencé mi aventura parisina en el distrito 12, y no sé si es por cariño o puedo ser objetiva, pero creo que es uno de los mejores barrios.

La casa de Pascal estaba en el 5to piso de este edificio:

20161203_150924

Era una cosa de todos los días ir a la tabaquería de en frente por cigarrillos de vainilla “con filtro”.

20161203_150806

O ir a comprar al Leader Price de al lado… en pantuflas, a veces. Esas son excentricidades que me pegó él, ¿eh? 🙂

20161203_150931

Durante más de un mes, nos tuvimos que bañar en los bains-douches, que por suerte quedaban en esa misma cuadra. Son duchas públicas donde todo el mundo puede ir a bañarse gratuitamente.

Al principio, esta idea me ponía un poco nerviosa, porque la mayoría de los que usan las duchas son casi todos hombres. Pensé que iba a sentirme muy “sapo de otro pozo”, pero no fue así. Simplemente basta con entrar y pedir una de las duchas (sin registrarse ni pagar en absoluto) que son como cuartitos con un pequeño espacio para sentarse, dejar y colgar cosas, un espejo y, tras una pared, una ducha. La puerta solo se puede abrir desde adentro o con la llave del encargado. El agua era calentita y con buena presión. 🙂

La mayoría (más bien todos) eran hombres, en general homeless, pero fueron todos muy respetuosos. Más adelante en mi año parisino, conocí a una chica que iba todos los días a bañarse a los bains-douches porque su mini estudio de poquísimos metros cuadrados solo incluía un baño compartido en el palier del edificio, pero sin ducha. Esto es muy frecuente en París, se llaman “chambre de bonne” y son lo que en su tiempo fue la habitación de las niñeras y/o empleadas domésticas. Son de lo más barato que se puede conseguir en París, si se está dispuesto a salir todos los días a bañarse y compartir el baño.

20161203_15164520161203_151605 (2)

 

Si desde la fuente en la intersección de rue de Chaligny y rue de Charenton caminamos por la rue de Rambouillet derecho, primero cruzamos por debajo de la Promenade Plantée y por al lado del Viaduc des Arts (los cuales ya veremos en detalle más adelante en este posteo)

20161203_150305

089

20161203_150105

Hacemos unos pocos metros hasta cruzar un túnel y desembocamos en rue de Bercy.

Por cierto, este recorrido es tal como lo estoy narrando, si siguen mis indicaciones en google street view, van a ver. Bah, yo suelo hacer estas cosas cuando estoy obsesionada con un lugar, supongo que hay más gente como yo. (?) Me encantaría leer un comentario que diga “¡yo también lo hago!”.

En rue de Bercy, caminamos hacia la izquierda y podremos ver ya a la distancia la enorme edificación del Ministerio de Economía.

20161203_14513520161203_145130

Bien. Llegamos a la zona de Bercy. Aquí vemos la estación de metro homónima y el estadio AccorHotels Arena, donde se realizan muchos importantes eventos deportivos y musicales. Pero, si nos metemos por el costadito de AccorHotel Arena, justo detrás de la entrada al metro, de repente… llegamos a un parque. A un gran parque. A un gran y mágico parque, misterioso y escondido.

20161203_144443

Y ¿saben cómo descubrí este parque? Juagando un juego que saqué de un blog de viajes, el cual citaba un ejercicio de unas cartas para viajeros. Creo que era el blog de Aniko.

El juego consistía en elegir a un extraño y seguirlo. Seguirlo hasta que ya no se lo pueda seguir más, es decir, si se sube a un auto y se va o si entra a una casa o edificio privado. Claro que hay que tener cierta discreción, para no meterse en problemas.

Un relajado domingo de sol, convencí a Jeff de que jugara conmigo. Elegimos a una pareja: él parecía normal, ella lo agarraba fuerte de la tela de su camiseta, de la manga, a la altura del codo. No lo soltó durante todo el tiempo que los seguimos.

Tras media hora de caminata, llegamos al Parc de Bercy. No los seguimos más, el juego había terminado y había sido un éxito. 🙂

20161203_144338

Allí se encuentra La Cinémathèque française, la cual se dedica a coleccionar, conservar, restaurar y dar a conocer el patrimonio cinematográfico mundial.

20161203_144327

El parque es enorme y lleno de lagos, puentes, mucha flora y bastantes fauna si prestamos atención.

20161203_14214320161203_142334

En el seno del parque se halla la Maison du Jardinage, la cual ofrece cursos de jardinería y eventos relacionados.

20161203_14354020161203_14320920161203_14291620161203_143244

Al lado de la Maison du Jardinage, hay un jardín solo de rosas, cada una identificada con su nombre y propiedades.

20161203_14382520161203_14385520161203_143924

Es un buen lugar para un picnic interlingüístico (o de cualquier tipo).

Este es el grupo de Mundo Lingo Paris de julio 2016 y su mascota Jean-Pierre Lingo.

13669756_10210074190635459_7007633369557401113_n

Volviendo al día en que seguí al par de extraños…

Ya estaba yo fascinada por el descubrimiento del parque cuando me encontré con otra sorpresa: una entrada que decía “Bercy Village”.

“Ah, cierto. Te iba a decir que vinieras acá.” -dijo Jeff.- “En navidad hacen una feria navideña también.”

Infinita momentánea felicidad. ❤ Fui a saltitos de alegría hasta el Sephora que me esperaba ahí adentro a pintarme las uñas, una de cada color, con los esmaltes probadores.

 

20161203_134228

Bercy Village ofrece lugares para comer (a precios desorbitantes, aclaro) y negocios como Sephora, Nature et Découvertes (mi favorito ❤ ), la Cure Gourmande y un gran cine.

20161203_13432220161203_13442320161203_13443520161203_13450020161203_14135620161203_141613

En Francia, le nougat parece estar hecho de oro en polvo. Es este dulce que ven en la siguiente imágen, en Argentina lo llamamos “turrón” (de navidad) y no se considera un dulce caro, pero en París no bajaba de €4 el cuadradito.

20161203_141817

Saliendo de Bercy Village estamos a pasos de la Biblioteca François Mitterrand que vimos en el distrito 13.

20161203_13333520161203_13350320161203_133532

 

Rebobinemos.

A lo largo de la Avenue Daumesnil nos esperan el Viaduc des Arts y la Promenade Plantée, un doble paseo construido en lo que antes funcionaba como vías de tren.

20161203_150434

En cada uno de esos arcos se albergan luthiers, ateliers, mercerías especializadas, chocolaterías-escuela, mueblerías de diseño, y negocios de este estilo.

20161213_174126 (2)

El taller de un luthier 🙂

094

Le Bonheur des Dames es una mercería con “de todo”. Telas estampadas, kits de bordado, de tejido, parches con diseños, hilos y lanas de todos los colores y tipos, botones, cintas, etc.

20161213_174417 (2)20161213_174602 (2)16216138_10211104637359076_1135730185_n

La Promenade Plantée (también conocida por el nombre de Coulée verte René-Dumont) se extiende sobre el Viaduc des Arts, y muchos metros más allá. Es un paseo de plantas, como sugiere su nombre en francés. Es tranquilo y renovador entre tanta ciudad.

062

20160607_12125920160607_12134720160607_121707

Si caminamos sus casi 5 km de longitud, podremos apreciar muy diversos paisajes y ambientes.

086

Existen varios sectores en el paseo que se van uniendo entre sí por medio de puentes y túneles con escaleras que bajan o suben a la calle, según en dónde estemos.

IMG-20160726-WA0019.jpg

Este puente conecta dos de sus secciones y es un gran lugar para un picnic veraniego.

20161203_153158

🙂 ❤

IMG-20160726-WA0017

16237354_10211104643279224_1295581491_n.jpg

 

Justo en el parque del picnic (Jardín de Reuilly – Paul Pernin) hay una oportunidad del estilo “escoge tu propia aventura”, podemos salir por el frente del parque hacia la Avenue Daumesnile…

20161203_15190320161203_15311820161203_152945

Justo allí, se encuentra la Mairie del distrito 12 (la municipalidad) que es la foto de portada, como cada Mairie es la portada de su correspondiente distrito. Se encuentra junto a una pequeña plaza con juegos infantiles y un singular juego para adultos. Sí, sí, leíste bien, un juego para adultos, y ancianos y adolescentes, y niños también. Es más bien un juego para curiosos y aventureros y viajeros. Se llama Geocaching, y si nunca escuchaste hablar de él, seguí leyendo que te cuento.

El juego consiste en buscar y descubrir tesoros escondidos por todos lados en la ciudad (y en zonas campestres también). Siguiendo las coordenadas y pistas en la aplicación para celulares, llegamos al lugar del tesoro y, a partir de ahí, hay que ser creativos y saber buscar. Yo encontré los tesoros el 98 % de las veces, digamos, no es una misión imposible.

En general, los tesoros son pequeños tubitos o cajitas que contienen un papel y a veces un lápiz. Los más grandes también incluyen pequeños objetos como muñequitos, pines, y demás; la idea es tomar uno y dejar otro. El papel es para dejar una notita como tu nombre y fecha de descubrimiento. Luego, hay que volver a guardarlo cuidando que ningún muggle los vea. Los Muggles, como en Harry Potter, son los seres sin magia que van a tratar de robar, romper o arruinar de alguna manera el tesoro.

Espero que ningún muggle pose sus ojos en este texto o que sea lo suficientemente perezoso para no interesarse en ir por la vida destruyendo caches (así se llaman los “tesoros” en Geocaching y curiosamente viene del francés cacher = esconder).

Este es uno de mis preferidos, se llama “Hora de leer las reglas del parque” y se encuentra ahí, frente a la municipalidad del distrito 12.

20161203_15223020161203_152434

 

Si no eligieron la opción de salir del paseo, ¡sigamos! que hay todavía mucha Promenade Plantée por caminar.

20161203_153344

20161203_153334.jpg

En esta parte de la Promenade, pareciera que es una calle normal, pero no. ¡Siganme!

20161203_153459

20161203_153532

Un día descubrí el espacio Reuilly: un espacio para donar y/o retirar objetos/ libros/ ropa/ accesorios. Está ubicado en lo que antes era la estación de tren de donde salen las vías recicladas de la Promenade Plantée.

20161203_15393820161203_154134

También, hay plantas comestibles en la entrada para compartir, es decir que cualquiera puede sacar un “gajito” de la planta y plantarlo en su casa.

Al parecer hay gente que hace esto de robar gajitos todo el tiempo, sea a compartir o no. No lo digo por nadie en particular. Guiño, guiño, mamá. 😉

20161203_154058

Las reglas de este espacio son sencillas: se pueden retirar hasta 5 prendas y/o objetos por persona, por día y la cantidad de libros como se desee. Todo es gratis y no es necesario donar para poder retirar.

20161203_154527

Miré la ropa…

20161203_154616

Miré los objetos…

20161203_15574020161203_155805

¡Encontré los libros!

20161203_155825

Y me llevé 4 🙂

20161203_160556

Del espacio Reuilly se puede salir a la Avenue Daumesnil otra vez o salir por detrás y seguir recorriendo la Promenade Plantée.

Si seguimos por la Promenade Plantée , pronto veremos este túnel:

20161203_16075920161203_16091920161203_16100120161203_16104720161203_161256

Al atravesar el túnel, llegamos acá y si subimos las escaleritas (porque misteriosamente ahora estamos más abajo en lugar de más arriba que las calles de la ciudad) estamos en la zona de Picpus.

20161203_16141620161203_16195320161203_162055

Podemos seguir, seguir y seguir y sí, en algún momento el paseo se termina. Tuve que hacerlo todo para comprobarlo, pero hasta acá me pareció que era la parte más linda y llena de sorpresas, lo que sigue es un simple camino que desemboca en el Boulevard Peripherique de Paris.

También, en el distrito 12 podemos visitar la Place des Vosges, rodeada por sus elegantes mansiones.

103105

También se encuentra allí la estación de trenes Gare de Lyon, en las que tantísimas horas pasé. Sí, a veces en Francia los trenes también se atrasan, y mucho.

185

En la unión de los distritos 12, 11 y 4 está la legendaria Bastilla.

16237113_10211104715801037_1100388551_n

666

Y frente a la Bastilla, está la Ópera de la Bastilla, en su nueva sede de arquitectura moderna. Antes estaba en un edificio mucho más tradicional y renacentista, lo que hoy se conoce como la Ópera Garnier,  que veremos más adelante.

667

 

¡Fiu! Hasta en las fotos se me hizo de noche con tanto recorrido. Este sí que es un barrio completo, ¿les gustó? 🙂

Espero verlos en el distrito 11 que también promete tanto como el precioso 12ème.

 

Au revoir, mis lectores aventureros.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s