20ème arrondissement

El hermoso distrito 20, sin duda uno de mis favoritos. En este arrondissement se encuentran los barrios de Père-Lachaise, famoso por su cementerio y el barrio de Belleville, entre otros.

Empecemos nuestro recorrido desde Belleville.

20160926_161222 (2).jpg

Belleville es uno de los barrios chinos más grandes de París, otros barrios de comidas y productos chinos (o asiáticos en general) son Place d’Italie y la rue St Anne.

20160926_160452 (2).jpg

20160926_165943.jpg

Es bastante barato comer en este barrio, sobre todo si elegimos comer en un restaurante chino de comida para llevar. También, los menús para comer dentro del restaurante son accesibles, podemos encontrar formulas de entrada + plato de arroz y carne a elección + postre y bebida a €14 .

20160926_16105620160926_161117 (2)20160926_161749

Lo que yo solía hacer, que no fue idea mía sino de mi primer host de Couchsurfing y mi primer amigo en París, era comprar algunas empanaditas chinas (a las que llaman nem) algunos ravioles chinos (ravioli o vapeurs) y una especie de pan relleno de carne (brioche) Todo eso costaba unos €6 para dos personas, y luego nos sentábamos en una mesita de la vereda de Aux Folies sobre la rue de Belleville y tomábamos una pinta de cerveza (€4) mientras comíamos la comida china. No, al mozo de Aux Folies no le importaba. ¡Una gran salida a €7 por persona!

20160926_161236.jpg

Otra muy buena opción de comida asiática es la sopa vietnamita, sobre todo en invierno. Para mí fue un gran y extraño descubrimiento, porque suelo pedir comidas que ya conozco y casi nunca me aventuro a pedir algo muy exótico.

20161027_172918 (2)

Fue mi amigo, Pascal, el mismo de la comida china en Aux Folies que me hizo probar esta sopa. Lo primero que te traen es un plato con hierbas muy aromáticas, brotes de soja, cuartos de limón, pedacitos de ají (del que pica mucho) y una salsa.

20161027_172451

Esa primera vez que tuve todo esto delante de mí, no entendía bien para qué era, y el hecho de que Pascal se comiera los brotes de soja antes de que llegara la sopa me hizo pensar que era un acompañamiento. Cuando llegó la sopa y vi que mi amigo ponía las hierbas dentro de la sopa, luego los brotes de soja, el juego del limón y algunos ajíes, pensé que era por que él era extravagante nomás, como los que ponen las papas fritas adentro de la hamburguesa. Pero no, este cóctel de sabores le dan un gusto muy particular a la sopa.

20161027_172549 (2)20161027_172755

Mi preferida, y la de la foto, es la Pho Satay aux crevettes. Pho es en realidad el nombre de la sopa y crevettes son langostinos. Satay es el sabor del caldo de esta sopa, con ese color rojizo, y maní molido en el fondo.

Y la salsa es para sacar los langostinos, o pedazos de carne en otras sopas, y mojarlos ahí.

20161027_173930.jpg

Y por último, los fideos, que también existen muchas variedades.

¡Ñam! X)

20161027_173248.jpg

Panza llena, corazón contento. Ahora, seguimos nuestro recorrido para explorar más el barrio de Belleville y su arquitectura moderna, la cual desentona un poco con la arquitectura europea tradicional.

20160926_17022020160926_170225 (2)

 

 

Me metí por una callecita, Cité Jandelle, y todo lo que había allí me hizo olvidar que estaba en una ciudad tan grande y turística. Por un rato, me sentí en un pueblito.

20160926_171218 (2)20160926_170533 (2)20160926_17052920160926_17105420160926_170643 (2)20160926_170636

Salí de la Cite Jandelle y seguí mi recorrido, caminando para arriba, porque algo que tiene Belleville son muchas bajadas y subidas. Pero vale la pena el esfuerzo, porque cuando llegás a la cima, está el mirador de Belleville, y la vista es increíble. No tengo aquí fotos propias del mirador porque las tomé mucho antes de proponerme hacer el blog y ya no las encuentro, pero es un lugar que merece muchas, muchas fotos.

20160926_171618
Un gato que dormía en una ventana, una tarde tranquila de 2016 en Belleville, París.

20160926_172422 (2)

¿Ven lo que les digo cuando me refiero a que la arquitectura es poco tradicional?

Caminando por este barrio uno nunca sabe lo que se va a encontrar en la “cuadra” siguiente. Entrecomillo la palabra cuadra porque París no tiene cuadras cuadradas, tiene espacios distribuidos al azar, sino fíjense en cualquier mapa y van a ver lo que les digo.

Sin saber qué me iba a encontrar, me encontré con este mural en este pasadizo y me hizo muy muy feliz. 😀 Pocas cosas existen que hagan más feliz a un explorador que encontrarse con lo que él o ella considera un “tesoro urbano” o tesoro natural, o de cualquier tipo.

20160926_172800 (2)20160926_173013 (2)20160926_173046 (2)20160926_173120 (2)20160926_173130 (2)20160926_173142 (2)20160926_17315720160926_173221 (2)

El pasadizo llevaba a una calle con una escuela y al intentar salir de esa calle se llega a una especie de patio interno de un complejo de edificios. Al salir de todo eso, que se siente como caer a la madriguera del conejo blanco en Alicia en el País de las Maravillas, llegué a una callecita donde encontré un negocio de marionetas… un poco tétrico.

20160926_17383020160926_173842 (2)

Seguí caminando y encontré esta zapatería. Bizarro.

20160926_17412820160926_174147 (2)

Si se fijan bien hay un personaje a la izquierda, que parece ser una especie de crustáceo. Me llamó la atención encontrarme al mismo personaje en varias paredes del barrio. Me pregunto ¿qué significa? ¿quién lo creo y distribuyó alrededor de Belleville? y ¿por qué?

20160926_17475620160926_175231

Si al caminar por París prestan atención, verán muchos de estos detalles además de grafitis y murales sin comparación. ¡Los artistas callejeros de París son de lo más talentosos! 🙂

20160926_175007 (2)20160926_175022

Más arquitectura moderna:

20160926_175123 (2)20160926_175252 (2)20160926_182258 (2)20160926_182503

¿Se acuerdan que les dije que en Belleville hay muchas bajadas y subidas? Bueno, no es un muy buen lugar para andar en bici. Ahora aprendí.

20160926_17553820160926_181506

Una noche de febrero 2016, tras salir de Mundo Lingo Paris (de lo cual hablaré en detalle cuando llegue el turno del distrito 11) tuve la genial idea de sacar una bici ‘Velib, que son las bicis públicas en París, e ir hasta la estación donde tomaría un tren que en una hora me dejaría en mi casa. No me importó mi falta de destreza ciclística y en pocos minutos me vi bajando a toda velocidad por una calle en frente a la iglesia de Belleville. Mi torpeza mezclada con el hecho de que estas bicis suelen ser más pesadas y difíciles de controlar me dejaron en el suelo, a unos tres metros de la bici que manejaba, con un cuarto de diente menos.

20160926_181425 (2)

Les dejo una foto de la iglesia y de mi cara accidentada.

20160225_220447.jpg

Seguimos caminando las bellas calles de Belleville, rumbo a Père-Lachaise.

20160926_17461620160926_174735 (2)

20160926_182932 (2)20160926_183222

 

Más arquitectura extraña:

20160926_183410 (2)20160926_183414

Ahora, esto ya se parece más a París, ¿no?

20160926_183739 (2)20160926_184021 (2)20160926_184236 (2)

20160926_184516 (2)
Una colorida calle del distrito 20, París.

20160926_184526 (2)

 

652 (2).jpg

El cementerio de Père-Lachaise es famoso por “hospedar” a Jim Morrison y a Oscar Wilde, entre otras célebres personalidades.

De la tumba de Jim Morrison no tengo fotos, nunca fui fan de The Doors. Pero tengo esta pequeña e interesante historia que encontré en internet:

“Cuando tenía veintisiete años, Jim Morrison visitaba este cementerio por primera vez. Cautivado por su encanto, comentó al amigo que le acompañaba su deseo de ser enterrado allí. Tres semanas más tarde recibiría sepultura en uno de sus nichos. Su repentina muerte, rodeada de extrañas circunstancias, continúa siendo un auténtico enigma. Si hemos de creer el testimonio de la que entonces fuera su novia, Pamela Courson, su cuerpo fue hallado sin vida tendido en la bañera y con el rostro empapado en un vómito de sangre la mañana del 3 de julio. Aquella misma noche habían cenado juntos en un restaurante chino. Antes de que acudiera la policía, ella y un amigo de ambos, Jean de Breteuil, se encargarían de ocultar cualquier rastro de heroína, droga a la que el artista era adicto junto a la cerveza, causa de su obesidad en los últimos meses. También se encargaron de hacer desaparecer las últimas anotaciones de su diario y varias cartas privadas cuyo contenido es todavía un misterio.
Antes de ser enterrado, y mientras la policía realizaba sus investigaciones, Pamela insistió en dormir dos noches con el cuerpo sin vida del que había sido su pareja. En un auténtico alarde de necrofilia, aseguraba que esta sensación le reconfortaba y que no le importaría vivir así con él el resto de su vida. Sólo cuando el estado de descomposición del cadáver le impidió conciliar el sueño, consintió en que recibiera sepultura. Para que no olvidara su amor en el otro lado, Pamela metió en su ataúd todas las fotos de ella misma que encontró. La mañana del 7 de julio se celebró el funeral.”

A diferencia, visito la tumba de Oscar Wilde cada vez que voy a Père-Lachaise. Es uno de mis autores preferidos y además su tumba es hermosa.

DSC05313 (2)

La escultura está inspirada en su poema “La Esfinge” y solía estar llena de besos, hasta que su familia decidió “proteger” su tumba con vidrios. Yo estoy segura que a Oscar le gustaba ser el más besuqueado del cementerio.  De todas formas, los más fieles lectores y fans seguimos besando el vidrio.

IMG-20160727-WA0079

 

Les dejo este extracto de la película “Paris, je t’aime” donde se ve al mismísimo Oscar Wilde y su tumba.

 

“No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo”.

-Oscar Wilde

 

DSC05301 (2).jpg

Père-Lachaise es mi cementerio preferido. Sí, se puede tener cementerios preferidos. Vine muchas veces, a leer, a pasear, a comer (?) sola y acompañada. Para mí es como un parque con grandes esculturas.

635 (2)648

Otoño en sus silenciosas callecitas empedradas.

631 (2)

Cada una de sus tumbas es una obra de arte. Hay una historia detrás de cada una de ellas. Para conocer estas historias basta con llevar un libro en el que se relaten o pagar a un guía.

20160715_173104.jpg

Algunas historias que recopilé de internet:

“Entre sus primeros huéspedes, el recién inaugurado cementerio nutrió sus tumbas con los huesos de La Fontaine, Molière y los amantes Abelardo y Eloísa. Cuentan que el traslado de estos restos respondió a una hábil estrategia publicitaria: captar clientes entre las clases más adineradas convenciéndolas de que, siendo enterradas junto a dichas celebridades, sus cuerpos nunca terminarían siendo desmembrados por estudiantes novatos de medicina en ninguna sala de anatomía.”

IMG-20160620-WA0009 (2)20160612_151721

“Última morada para los que logran la eternidad convirtiéndose en celebridades, las tumbas de Père-Lachaise abrazan los huesos de quienes en vida fueron auténticos espíritus atormentados, como si hubieran estado predestinados a recibir sepultura en un cementerio encantado como éste.”

“Marcel Proust (1871-1922) pocos conocen que financió un burdel “de ambiente” y que era aficionado a las prácticas sadomasoquistas más extravagantes.”

“Balzac (1799-1850) se cuenta que sólo encontraba inspiración a partir de la medianoche, hora en la que se despertaba y, vistiéndose con fantasmales hábitos de color blanco, se ponía a escribir.” 

Acerca de Balzac hablaré en el distrito 16, donde se encuentra su casa que visité, y sí, doy fe de que su cuarto de escritura era de lo más escalofriante.

DSC05310.jpg

“Molière (1622-1673), es de sobra conocida su repentina e inexplicable muerte tras la representación de la obra El enfermo imaginario. La tradición quiere atribuir la nefasta influencia al color de la bata con la que estaba ataviado –verde en Francia, morado en Inglaterra, y amarillo en España–. Sin pretenderlo, su fallecimiento inauguró una de las supersticiones más extendidas en el mundo del teatro. Quizás por ello mereció que sus restos fueran traídos hasta Père-Lachaise, convirtiéndole en uno de sus primeros inquilinos.”

DSC05308.jpg

“Mucho antes de que películas como El Exorcista (1973) provocaran reacciones histéricas entre el público, las primeras proyecciones de una pionera “linterna mágica” lograron aterrorizar a la audiencia, incapaz de distinguir si lo que estaba viendo era real o no. En este sentido, uno de los espectáculos más terroríficamente asombrosos era el proyectado en los teatros parisinos de la década de 1830 por el belga Etienne Robertson (1763-1837), bautizado como Phantasmagoria, un montaje visual que constituyó entonces el más fiel precedente de lo que hoy conocemos como cine de terror. Su espectáculo consistía en la proyección de imágenes infernales de calaveras y demonios alados que, como auténticos fantasmas del averno, sobrevolaban las cabezas de los indefensos espectadores. Mientras, el sonido de un coro de voces siniestras se encargaba de ponerles el vello de punta. Hoy, aquellas calaveras aladas que amenizaron tan terroríficas veladas en las tardes de domingo parisinas, descansan en compañía de su artífice coronando su sepultura. De noche hay quien asegura haber visto alguna de ellas, agitando sus alas para confundirse con el vuelo de algún murciélago.”

Si te interesa todo los que tenga que ver con el mundo del terror, te dejo esta otra historia de los bares “El Cielo” y “El Infierno” que se encontraban en el distrito 18 y era como estar en la obra de Dante.

http://www.escalofrio.com/n/Curiosidades/El_Cafe_del_Infierno/El_Cafe_del_Infierno.php

DSC05306.jpg

“Varias tumbas más allá descansa el cuerpo del célebre mago y cineasta George Méliès (1861-1938). Hijo de un zapatero que frustra su carrera artística como dibujante –quien rodara la iconográfica imagen del obús estrellándose en el ojo de la Luna en Le voyage dans la Lune (1906)–, comenzaría a sentirse cautivado por el teatro ilusionista durante su estancia en Londres, cuando se convierte en un asiduo visitante de la sala Egyptian Hall. Seducido por la magia y el espectáculo circense, de regreso a París, Mèliés iniciaría su andadura en el mundo de la farándula cediendo su parte en el negocio familiar para adquirir el célebre teatro “Robert-Houdin”.
Después de asistir a la famosa exhibición ofrecida por los hermanos Lumière, alumbraría la idea de mezclar el género fantástico con las posibilidades que permitían el hallazgo de un nuevo e incipiente medio para relatar historias. Es así como, entre 1896 y 1897, el mítico cineasta rueda la que puede considerarse como la primera película “satánica” de la historia del cine: Le cabinet de Mephistopheles. El film, de poco más de tres minutos y pionero en el uso de efectos especiales, nos muestra al propio Mèliés caracterizado como “señor del averno”, quien desaparece dejando una estela de humo cuando alguien realiza la señal de la cruz. El cortometraje sería el primero en toda una serie de películas inspiradas en el mito de Fausto, y en el que al propio Mèliés se le antojaría el oscuro capricho de reservarse el papel de Mefistófeles. Quién sabe, quizás como el mítico Bela Lugosi, amortajado con su túnica de vampiro, la sombra fantasmal de Méliès, ataviado con su mefistofélica capa, se deslice fugazmente cada noche por entre las tumbas…”

a.jpg

Un día fui a Père-Lachaise con mi mamá y mi hermana. Al encontrarnos con esta tumba nos llamó la atención la diferencia de color en las partes íntimas del señor a diferencia del resto de la escultura. Nos pusimos a debatir en voz alta a qué se debería esta alteración. Un turista francés que escuchaba nuestro parloteo en español se nos acercó y nos contó brevemente la historia de esta tumba. En un muy buen español nos dijo algo así:

“Esta es la tumba de Víctor Noir, un simple periodista francés. Al parecer hay una leyenda de que frotarse contra sus genitales te traen esposo, fertilidad y una buena vida sexual. Muchas mujeres que creen fervientemente en la leyendo, practican rituales en esta y otras tumbas. Es por eso que a la hora de cierre del cementerio, los encargados recorren cada una de las calles para asegurarse de que todos hayan salido. Aun así, algunas personas burlan estas medidas y logran esconderse en pequeños mausoleos hasta que se hace de noche y no queda nadie.”

Dicho esto nos tomó esta fotografía y acto seguido un auto blanco se acercó a nosotros y un hombre muy enojado nos dijo “Es la hora de cierre, tienen que salir ya”

Acá les dejo la historia de la tumba de Víctor Noir más detallada: http://sobrecuriosidades.com/2013/04/08/la-curiosa-historia-de-victor-noir-y-su-tumba/

Este es el fin del recorrido del distrito 20. Espero haber podido ilustrarlo un poco y haber transmitido algo de su esencia. Si bien hay muchas más cosas que hacen a estos barrios, estás son al menos las que resonaron con más fuerza en mí.

¡Gracias por acompañarme! 🙂

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s